¿Depresión yo?

Ella viene y va y generalmente cuando menos la espero.

Sabe que no es bienvenida, sin embargo cuando llega la abrazo, fuertemente y no la quiero dejar ir. Como una vieja amiga de la que no quiero separarme.

Y trato.

Pero generalmente dejo que me invada y me haga suya por completo. Ya se que es más fuerte que yo, ¿entonces para qué peleo?

Y me oculto, me escondo, me duermo, me pierdo, me acuesto y no me quiero subir al mundo.

“Tienes todo para ser feliz. Lo que pasa es que tu no quieres”

Uno aprende a amar sus demonios porque al final es lo que lo definen. Todos somos buenos, simpáticos y amables, pero en la soledad es cuando mostramos nuestro verdadero ser. Y en mi soledad puedo dejarme ir, y regocijarme en la nada.

Porque no es tristeza, simplemente es carencia. De Alegría, de emoción, de chispa, de vida.

No siento nada: Ni futuro, ni dolor, ni olvido. Es la nada, que es aún peor porque solo hay ciclos, y culpas y arrepentimientos y vergüenza.

Es mejor estar escondido para no tener que dar explicaciones. Para no tener que pretender.

La soledad no cuestiona, solo acompaña.

Y no hay razón para tenerla aquí de nuevo. Todo marcha bien, y eso es lo que más me molesta. Que no hay una razón en la que me pueda excusar.

Ya mañana pasará. Y volveré a ser la misma, mientras espero paciente de nuevo su llegada.

Y mientras tanto, sonrio.

2 comentarios en “¿Depresión yo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s